Mi balcón y mi blog hablan de mi cuando están callados

Hace unos días y ante un comentario de Julen sobre su interés por la transparencia en redes sociales y blogs yo respondía matizando lo que yo consideraba una desnudez limitada y planificada. La sensación es bastante obvia y no llego a ningún lugar nuevo, las personas y en esta nueva plaza también seguimos midiendo lo que contamos. La imagen; multitud de personas en un lugar mostrando un cuarto de sabana mientras guarda el resto.

Pudiera parecer que acentúo la parte escondida. Si, respondiendo a la idea de transparencia. No, por la importancia de esta frente a la otra. Creo que una “multitud de cuartos de sabana”, dispuestos a mostrar y manchar esas telas es algo realmente impresionante y que de esta experiencia de encuentro para crecer juntos estamos aprendiendo cosas que es difícil que se nos olviden.

Otros antes que nosotros hablaron y seguirán hablando de esta apuesta por lo “open”. A mí me interesa muchísimo y algún día caeré en la necesidad de querer aportar algo al debate. Hoy quiero enfocar hacia otro lado. La transparencia que no va de la mano de lo atado y medido. La de aquella premisa de la comunicación humana que dice que es imposible no comunicar.

Cactus by gallas

Cactus by gallas

La gente que me tiene más cerca y que pasa por debajo de nuestra casa de vez en cuando, ya lo sabe. Si miras a mi balcón sabrás en qué momento estoy. Podría valer, aunque reduce los matices, eso de cómo esta de centrado el jardinero. Hay otros síntomas más sutiles; kilos de más y de menos (uno alcanza una envergadura dónde estos vaivenes solo son percibidos por mis rodillas), ese síndrome de Diógenes pseudocontrolado de mi mesa de trabajo (del digital sufro absolutamente pero ese es más privado salvo que consultes mi delicious y veas el desastre de tags que manejo)

A lo que iba. Mi balcón es un chivato. Un examen somero hablaría de un naranjo muerto (quise emular a Hundertwasser teniendo un árbol en mi casa ya que no me dejaban personalizar mi ventana), las alegrías cayeron en el último golpe de calor esperando un agua que les llego tarde, la passiflora revivió de aquella poda radical pero no me han regalado sus asombrosas flores, los aloe-vera, y resto de plantas carnosas, siguen creciendo como mala yerba (si alguien quiere uno o dos o tres que me los pida), los geranios no están tan bonitos como los compré pero son muy agradecidos para el poco caso que les hago, el coleo esta precioso desde que entendí que le gusta más estar fuera que dentro,… A otra división pertenecen mis orquídeas. Me hipnotizan pero aun no he conseguido una segunda floración. Llevo dos años que casi lo consigo pero un primer piso en el casco viejo de Bilbao no es el mejor lugar…

Y ahora a mi balcón se le suma el blog. Si, puedo ser más o menos intimista en mis aportaciones (Se me olvido hablar en primera persona del plural o en reflexivo. Una de mis taras), algunos tuiteos están escritos desde las tripas,… Después de una semana sin escribir tenía la necesidad como de metablogear, de explicar ausencia,… Los silencios que hablan más de uno que cualquier cita o sesudo texto.

Vuelvo a pensar en Hundertwasser y su teoría de las cinco pieles. Pero si me dejais esto lo cuento en otro post…

5 Respuestas a “Mi balcón y mi blog hablan de mi cuando están callados

  1. Estoy de acuerdo en lo de la “desnudez limitada y planificada”, lo que no es poca cosa, al menos para quienes somos tímidos.
    Y también estoy de acuerdo con que nuestros silencios también “hablan” y dicen cosas de nosotros.
    Me ha gustado mucho la descripción de tu balcón.
    Un abrazote

  2. asiergallastegi

    En breve recuperare algun cyclamen para sustituir a las alegrias…

  3. Yo también vivo en un primero, interior, y no se me ha dado bien ninguna planta de todas las que llevo plantadas. Mi siguiente reto son las especias: perejil, romero, cebollino, menta… Espero que condimenten mis platos, pero también mis ventanas y, por qué no, hasta mi vida…
    Desconozco la teoría de las cinco pieles, y no la buscaré en Google: esperaré a que la expliques, por eso de la belleza que también tiene la frustración.
    Por cierto, que me di una larguísima caminata por Viena, hace tres años, sólo para ver las Handerwasserhouse… Klimt y Schiele me llevan también los demonios!

  4. Pingback: ncuentra | El derecho a la ventana