Batería baja, ilusión y proyecto encarrilado

Están siendo semanas de derroche de energía. Parto de una pila con apenas dos rayas verdes, cuerpo dolorido y sueño difícil de saciar. Coincidiendo en el tiempo con la apertura de varios proyectos que dan forma a mi proyecto a los que quiero responder en cuerpo y alma. De nuevo y con fuerza: cansancio y muchísima ilusión (habrá quién no tenga experiencia de vivir sensaciones tan dispares a la vez. A mi me ocurre a menudo)

Además otras aventuras más pequeñas y también importantes me piden atención. Y la energía sigue justa.

Hace unos días entraba de nuevo en una reflexión que para mi es  importante. Formulado rápidamente, necesitamos diferenciar entre tiempo de trabajo y tiempo personal u hoy esta todo tan mezclado que no tiene sentido.

Lo provocaba Iulen en su blog y profundizábamos en el taller sobre “guías para la transformación” al que nos invita Borja y su equipo de la diputación foral de Bizkaia (aquí el interesante texto de Maite Darceles). Tras estas lecturas parece que intentar gestionar estos sistemas como independientes no acaba de tener logica y parece que si lo hicieras pierdes esa grasa que hace que ambos lados del cerebro hablen entre si.

Leyendo “Aprender a fluir” y algunas lineas más (prometo post sobre espacios para la creatividad) de Mihalyi  Csikszentmihalyi el aprendizaje va por otro lado. Preparando nuestro curso sobre innovación social del jueves por teléfono con Fernando de la Riva también hablábamos de la necesidad de desconexión (recuerdo aquel post de Amalio Rey). Centrando la reflexión en la sobresaturación de ideas y proyectos fruto, entre otras cosas de inseguridades (mías) y consecuencia incontrolada de las nuevas tecnologías, las redes sociales y cierta necesidad de estar en todos los lugares en el momento oportuno.

Y en toda esta reflexión aparece un pequeño y sencillo post de Pedro Jorge con un vídeo sin un contenido explicito pero con un mensaje realmente ensordecedor. A veces me siento un poco así, como un motor sin ruedas.

Ya os contaré como consigo avanzar. ;D

9 Respuestas a “Batería baja, ilusión y proyecto encarrilado

  1. Asier respecto al tiempo trabajo tiempo no se qué, he decidido no diferenciarlos..Con esto no quiero que creas que he decidido trabajar todo el día sino, al contrario, he decidido no volver a trabajar nunca más como me han enseñado los del “Valle de Lágrimas”. Por mi parte he decidió pasármelo bien…haciendo lo que sea. Así que pueda, haré lo que quiero y si no puedo me las ingeniaré para querer lo que debo, porque ya estoy harto de quejas estériles y de pasarme la vida persiguiendo fines de semana y un mes de vacaciones…hay algo más estúpido?

  2. Por cierto, hay una propuesta para tenerte pronto en el “Barrio”. Me parece extraordinario colega!

  3. ¿Acaso no vivimos personalmente nuestra vida profesional? Lo de separar la vida personal de la vida profesional supone un tijeretazo forzado de nuestra cotidianidad que hace confudirnos más de lo que estamos.
    Saludos.

    • asiergallastegi

      Claro. Además me cuesta infinito separarlos. No hablo de fuegos de artificio. Ni cirugías extremas. Consigo ser la misma persona y aprendiendo para mi personita de las tareas más productivas y matizando mi saber hacer cuando planto nuevos esquejes y limpio los mocos de mi hijo pequeño.

      Hablo de la necesidad de coger distancia, dedicarse tiempo para uno mismo, la piscina, el ejercicio,… Y ¿estamos trabajando entonces? En el post de Iulen escribía algo así como que también necesitamos dormir para que cierta actividad cerebral se optimice y eso no significa que estemos trabajando.

      Concretando. El otro día abrí una novela en vez de un libro “sesudo” Sonreí… (como también lo hago en este momento por otro lado)

      Un abrazo!!

  4. asiergallastegi

    Si… Hace unos meses y en mitad de un agobio de estos que se parece mucho a una crisis existencial o más bien un ataque de miedo fui a visitar a un amigo que organizaba un curso de lectura de energías. (te escribo esto con una sonrisa en los labios recordando aquella conversación sobre constelaciones organizacionales que mantuvimos hace un tiempo)

    Fue interesante y me lleve una idea que me acompaña y creo que tiene mucho que ver con lo que cuentas y con un color diferente en como me planteo los siguientes pasos. PLAY!!

    En eso estoy, amigo. Lo que ocurre es que a veces me atrapan los fantasmitas… Y en esto momento creo que es algo parecido a una fase crisalida. Construido más o menos mi nuevo personaje laboral (vital por tanto ¿no?) me lanzo al baile. Requiere de al menos un momento de cuidarse e ir más lento. Priorizando los pasos e intentando no parecerme a uno de esos cacharros que juntos forman una obra de arte.

    Un abrazo enorme

    pd. Me encanta lo que me cuentas. Soy un chico de barrio y me encanta jugar ya a las canicas con semejante cuadrilla. Gracias!!

  5. Ya se sabe, para cargar la batería hay que coger la carretera y, hala, a hacer kilómetros gratuitos… Sobre esa división entre ora et labora, pues lo mejor ¿sabes? es no ir buscando la maldita diferencia y dejarse estar… que a veces nos obsesionamos tanto por igualar como por diferenciar.

    Venga, a por más…

    • asiergallastegi

      Te leo y es como si funcionáramos con una dinamo ¿verdad? Dar vueltas a la rueda cada vez que queremos luz o necesidad de cargar pilas.

      Y no voy a caer en la trampa de elegir entre hamster en su rueda y bicicleta trotamundos…

      Vamos, vamos,…

      Un abrazo

  6. Una pierdetiempo como yo, también estoy en ello: no sé cómo hacer para organizarme. Que la interné sea mi centro de ocio, de trabajo, de conocimiento, de comunicación… me está liando.

    De momento, voy a ver si establezco horarios… Pero como soy el ser al que más fallo del mundo, acabo sin cumplirlos… No me parece solución… Tampoco limitar el tiempo de ocio, porque mi ocio es cotillear en blogs de los que aprendo…

    cuando te aclares me cuentas, vale?

    Un abrazo

    • asiergallastegi

      Leerte me ayuda ;D Hace tiempo que aprendí que me gusta aprender conversando.

      Y claro estas conversaciones son fuente de satisfacción para muchos poros. No solo los del ocio, ni solo los de lo productivo,…

      Y es que… a veces me pagan por hacer cosas que he aprendido a hacer porque me gustaban, en mi tiempo libre, en los periféricos de mis tareas,…

      Es un lío. Pero me has dado una idea. La culpa la tiene interné!!

      Un abrazo