Alianzas estratégicas y proyectos en colaboración

Esta mañana conversaba con unos amigos y compañeros y me parecía que llegaba a algunos lugares que podía compartir en este blog tan abandonado en las últimas semanas.

Me acercaba a la conversación desde un lugar más libre y por eso me permitía discutir la propuesta principal. Básicamente se sostenía la necesidad de encontrar “partners” de confianza para reforzar una línea de negocio. De hecho ya estaban y tenían mucho “glamour”, el suficiente para abrir puertas aquí y allá. Obviamente la noticia era importante y yo solo he podido aplaudir. Bueno, la verdad es que me he permitido algo más.

Intentaba convencer al responsable de comercialización de este proyecto, de la necesidad de encontrarnos con otras organizaciones más pequeñas y menos “importantes” para reforzar la propuesta desde su base, desde la perspectiva del cliente, desde las personas que iban a utilizar el producto al final. Plantear un espacio de encuentro más de “barro”, dónde dotar de contenido concreto, útil y matizado al proyecto.

metro piernas rojas by gallas

Obviamente no había desencuentro en las ideas finales. Ambas líneas de trabajo debían de ser complementarias. Me ocurre que mientras escuchaba, mientras hablaba y ahora que escribo cogían forma algunas sensaciones que comparto para que podamos debatir.

  • En ocasiones los proyectos en su origen se parecen a grandes andamios sin edificio. Hemos visto alguna iniciativa parecida, tenemos la técnica suficiente para comenzar a pensar en ese producto, parece que hay mercado, me gusta,… y entonces empezamos a movernos por ver si es viable. Creo que a veces pierde su lugar la “necesidad” a la que pretendemos responder en último término. El uso final de la herramienta/proyecto. La experiencia de quienes están en contacto con esta realidad. Andan faltos de “alma”.
  • Glamour y parálisis por el análisis. Para hacer, en teoría, más fuertes y viables a nuestros proyectos, buscamos “grandes” compañeros de viaje. Un gurú de gurulandia, la universidad de Conchinchina o la cojoempresa. Tenemos la experiencia de abrir puertas gracias a las llaves de los apellidos y eso está bien. Ocurre que a veces el paso de estos “elefantes” es tan lento y necesitado de conservación, que las decisiones se dilatan muchísimo, los intereses en juego cobran una complejidad insospechada, la sensación de desequilibrio es grandísima y pareciera que solo poniendo su logotipo partíamos de un lugar común,…
  • Creo que a veces delegamos todo el aspecto más externo a los perfiles de dirección y comercialización y la gente de producción se convierten, de manera mecánica y taylorista, en el siguiente eslabón del proceso, los que desarrollan técnicamente un concepto cocinado desde otras mentes, necesidades, percepciones y saberes.

Son sensaciones y me cuesta plantear soluciones. Hay líneas de trabajo sencillas y “detodalavida” que pueden ayudarnos a salir de estas inercias tan poco orientadas al éxito. Me permito escribir alguna. Seguro que podemos completar el listado entre todos y todas:

  1. Lo reflexionábamos hace unas semanas en esta misma organización. ¿Cómo hacemos que las personas responsables de la producción puedan ser parte del proyecto desde sus primeros pasos? Participando en la primera reunión con el cliente, con un encuentro con participación de quienes conocer los tiempos y complejidades del desarrollo de la propuesta antes de plantear presupuestos…
  2. Diferenciar alianzas estratégicas de estrategias de colaboración. Unas nos dan el nombre y nos abren puertas, las otras dotan de contenido y razón a los proyectos. Me parece importante poder diferenciarlos para no buscar satisfacer necesidades de un plano en el otro y diferenciar las energías y perfiles invertidos en una aventura y la otra. Obviamente los cruces entre unas y otras pueden ser múltiples. Hay compañeros de viaje, de los “poderosos”, que a veces mantienen la capacidad de conectar con la realidad y son excelentes colaboradores.
  3. Creo muy importante estar atento a lo que damos y recibimos en cualquiera de ellas. Si no hay equilibrio ninguna de estas van a funcionar. Esas cuentas resultado de la suma entre el “debe” y el “haber” intervienen en todas las relaciones humanas y son clave para la colaboración. No hablamos solamente de dinero, aunque negar su importancia es pecar de “hippysmo”. No hay truco pero creo fundamental dejarse sentir en este aspecto y ser claro en las sensaciones. Los desequilibrios hacen insostenible estas aventuras. • A mí me suele ayudar saber a quién pertenece el proyecto. Si es una iniciativa nuestra nosotros tomamos las decisiones. Si es conjunto ambas partes compartimos no solamente la visión, también riesgos y futuribles beneficios.
  4. Hay propuestas de trabajo/método, más o menos standarizadas, que creo pueden ayudar mucho a incluir la colaboración desde el comienzo de nuestras propuestas. El design thinking (escribía estos días Amalio de nuevo sobre el prototipado, una concreción muy acertada), la propuesta de proceso u y la integración de la perspectiva de las emociones,… Maneras de hacer que integran experiencia, necesidades, planificación, diseño, ensayo, evaluación, mejora,…

Gracias por la conversación, compañeros. Obviamente he recogido algunas ideas y las he alimentado de otras experiencias. ¿Cómo lo veis? La pasión por colaborar, que vuelve a partir de una necesidad clave de los que apostamos por lo pequeño, tiene sus vericuetos. Continuaremos profundizando.

13 Respuestas a “Alianzas estratégicas y proyectos en colaboración

  1. Creo que estás tocando temas centrales, como acostumbras.
    Yo tampoco tengo respuestas para los interrogantes que planteas, pero intuyo que son las redes colaborativas, pegadas al terreno, las que dan fuerza y sentido (y “alma”) a los procesos y los proyectos.
    Nos siguen seduciendo las luces de neón del marketing (in inglish, of course), los nombres grandilocuentes, los códigos para iniciados, los envoltorios fascinantes, el glamour… pero dentro, detrás de toda esa parafernalia, tiene que haber chicha, proyecto, sentido, calidad, eficacia social, eficiencia, innovación…
    Y todo eso, hoy, me parece que solo puede construirse desde la colaboración, la sinergia, la cooperación, la fuerza de lo pequeño…trabajando en red.

    • asiergallastegi

      Si, si y si. Ya ves que uso palabras de empresa ;D Es que encuentro pocas diferencias cuando reflexionamos desde cierta distancia. Los proyectos que funcionan son los que responden a necesidades. Si no hemos invertido tiempo en conocer de primera mano los matices del dolor/necesidad no avanzamos ni diseñamos nada que pueda funcionar. Con un centro de semejante peso el proyecto solo puede fluir y rodar, llevándonos a todos cuantos queramos construir. Un abrazo!!

  2. Asier:
    Muy interesante la reflexión. Por cierto, tengo un e-mail tuyo pendiente de responder, y no creas que por falta de ganas, pero es que llevo tres días de locura, y ahora en momento-familia.
    Dices una cosa en tu post que me gustaría comentar: “Diferenciar alianzas estratégicas de estrategias de colaboración. Unas nos dan el nombre y nos abren puertas, las otras dotan de contenido y razón a los proyectos”.
    Mira, he pensando (y hecho) mucho alrededor de eso y mi decisión es evitar en la medida de lo posible las “alianzas estrategicas” con gente que no aporta contenidos, o por decirlo de un modo mas claro, “solo-dan-nombre”. Ese tipo de matrimonios no me han ido bien. Suele ser una relación asimétrica, a pesar de que debería ser complementaria.
    Actúo así por ser coherente. A ver cómo lo explico. Si me uno con gente, es porque vamos a “añadir valor” juntos. Incluso hasta rechazo trabajar con “marca blanca”. El prestigio y el trabajo lo compartimos. Es un modelo que cada vez me va mejor. Sé que es un poco restrictivo, pero como las buenas estrategias, te ayudan a saber a qué decir que no.
    un abrazo, compañero… y un placer, como siempre, pasar por tu casa, que casi siento mia…

    • asiergallastegi

      Me haces pensar… Antes de nada, paso a corregir la falta de vinculo a tu ultimo post. El ramillete de propuestas entorno a prototipado me parecen muy sugerentes.

      Leyéndote ayer me venia a la cabeza las “preposiciones” http://es.wikipedia.org/wiki/Preposici%C3%B3n Y es que estas propuestas pueden ser; a, ante, bajo, con, contra,… Algunas de partida más sugerentes que otras, en principio, y según el contexto, ¿podríamos estar de acuerdo que igualmente validas?

      Me gusta lo que dices sobre renunciar a las alianzas puramente estratégicas… Es complicado. Nunca son tan claras, por eso planteo la necesidad de “estar atento”. Y me provoca aun más eso de rechazar las “marcas blancas”. Sembramos y cosechamos juntos.

      Seguimos aprendiendo…
      Un abrazo

  3. Muy interesante Asier, coincido con tus contertulios: Colaboraciones basadas en valor, lo contrario condena al proyecto a vender su “alma” a intereses que no responden a las necesidades iniciales a cubrir. Personas protagonistas (no marcas, ni abrelatas, ni corporaciones abstractas en dónde nunca sabes con quien hablas ni a quien o qué representan), comprometidas y muy cualificadas. El resto es cuestión de suerte (pero en un poción mínima🙂
    Gracias por la reflexión!

    • asiergallastegi

      La suerte en pociones mínimas y el valor en dosis importantes. Puede ser una buena formula. Esto de la colaboración da para mucho. Porque leo y pienso que a veces estas alianzas parten, quizás sin pensar en su valor y equilibrio, y entonces ya todas las valoraciones son compartidas. Y no es tanto lo que yo sienta respecto a lo que me aportas o no sino lo que ambos sentimos respecto al proyecto y respecto al otro.
      Como si las cosas no fueran tan claras porque, además, entran valoraciones que implican relación…
      Seguiremos construyendo. Un abrazo!!!

  4. Pingback: LA ROJA Y TIEMPO DE COMPETICIONES « COMO PEZ EN EL AGUA

  5. Me ha gustado tu post Asier, aportas mucho valor en la reflexión. Voy a ser muy breve. Estoy muy preocupado por el nivel de competitividad en el que estamos metidos.
    Tenemos que reflexionar y hacer.
    Te cito en mi post.
    http://organizados.wordpress.com/2010/07/15/la-rUn abrazo y suerte.oja-y-tiempo-de-competiciones/
    Richard.

    • asiergallastegi

      Aupa ahí Richard.

      Te he contestado en tu blog ;D Gracias por citarme..,

      Yo quiero profundizar en esta reflexión. La practica es continua y a pesar de alguna pequeña magulladura, me sigue saliendo bien, compartir y enredarme.

      Un abrazo!!

  6. El enlace esta mal linkado, lo dejo de nuevo.

    http://organizados.wordpress.com/2010/07/15/la-roja-y-tiempo-de-competiciones/

    Richard.

    Un abrazo de nuevo, claro!

  7. Asier, con mucho retraso (¿demasiadas cosas poco importantes para leer?), gracias por aclarar el concepto… porque la diferenciación entre “alianza estratégica” y “proyectos en colaboración” se confunde habitualmente y en cambio tiene una alta significación. Como dice Amalio, nos facilita separar los ámbitos de “colaboración” y en cambio sí apostar por aquellos en los que queremos-podemos aportar valor

    • asiergallastegi

      Bienvenido Juanjo. Ya no sé si aclaro o enredo conceptos pero me ayuda escribirlo, compartirlo y contrastarlo. Un abrazo enorme