Personas enredadas II; casidecalogo1

Desde esta visión de personas enredadas y sin ninguna duda de dejarme algunos temas importantes en el borrador creo que esta pudiera ser una lista resumen de retos/ideas para nuestras organizaciones como red. Algunas están ya recogidas en varios posts de esta casa. Sirvan como “casidecalogo”:

  1. Las peleas son solo peleas. La realidad no existe.
  2. Pensamiento crea realidad. Cuidado con lo que imaginas, se puede hacer realidad.
  3. No busquemos el consenso, miremos hacía el mismo lugar
  4. Escuchamos particularidades como información de lo colectivo
  5. Otras maneras de buscar profundidad; las causalidades son complejas
  6. Cuidemos de lo raro y excepcional
  7. Trabajamos en la frontera, en los limites
  8. Cuidamos los relevos; reconocemos a los viejos y escuchamos a los nuevos
  9. Aprendemos de lo que hacemos
Me centro hoy en las cuatro primeras:

1. Las peleas son solo peleas. La realidad no existe. Lo que pasó siempre puede tener otras lecturas, siempre más complejas y casi siempre más acertadas y descriptivas de la realidad o a alguna de las fantasías posibles para contar lo que ocurre, o nuestro viaje por lo que ocurre.  Aquí, en el choque entre realidades absolutas, ya solemos tener nuestros enganches. ¿Cuánto debate por puntualizar y matizar hasta la extenuación temas tan complejos como imposibles de atrapar por las palabras?

 Dicen que “la realidad no existe y si existe nadie sabe como es” y si entonces gran parte de lo que nos limita son construcciones, ¿porque no probar a inventarnos otras “mentiras” que nos sirvan mejor?

Un primer paso, como sugerencia, puede ser dedicar más tiempo a escuchar. Encontraremos información matizada de todo lo que mantiene lo que esta como esta. Además de otras visiones seguro que complementarias, posiblemente contrarias, a las que tu habías construido, construyendo miradas más complejas y entrenadas.

2. Pensamiento crea realidad. Cuidado con lo que imaginas, se puede hacer realidad. ¿Cuántos cursos hemos hecho ya en los que ha aparecido la dichosa “profecía autocumplida” o familiarmente llamada “efecto pigmalion”? Pues mucho cuidado, parece que el acercamiento teórico esta aprobado pero seguimos conviviendo sin parar con este, por otro lado, complejo proceso de reducción de realidades.

Lo escribía el otro día en el blog y me vais a permitir la autocita: “Pareciera que es la realidad la que nos mueve para colocarnos en un lugar o en otro pero es justo lo contrario, son nuestras ideas, nuestra manera de entender el mundo la que va dando forma real a la realidad. Habrá procedimientos dónde las expectativas no influyan con semejante peso, pero en la construcción de las relaciones, las organizaciones y la sociedad son clave absoluta”.

A algunas personas tomar conciencia de este proceso les puede dejar nerviosas, como con miedo de imaginar. La buena noticia es que cambiando nuestro lugar podemos cambiar algunas cosas.

3. No busquemos el consenso, miremos hacía el mismo lugar. La fantasía del consenso como la mejor de las alternativas, suele enredarnos en debates eternos dónde habitualmente la pelea toma forma de proceso participativo sustentada en batallas de poder al más puro estilo de la lucha libre. Mi primera pregunta: ¿podríamos trabajar para conseguir nuestros objetivos sin necesidad de tanta reunión buscando coordinar y acordar?

A menudo las relaciones dentro de nuestros equipos cogen tamaño e intensidad de telenovela. Lo compartían el otro día en el marco de la formación sobre participación genuina en Eutokia con Eugenio Molini, parece que desde el punto de vista de la productividad, solo uno de los puntos de vista posibles, cada tres años deberíamos de cambiar los equipos, rotar a las personas.

A veces solo un giro hacia lo que nos une y da sentido a nuestro trabajo, las personas con las que trabajamos sirve para colocarnos en nuestro lugar.

Y entonces, con los horizontes claros, las personas pueden trabajar en el mismo sentido sin invertir tanta energía en contrastar cada poco tiempo si esto es así, ni pretender controlar esfuerzos y dedicaciones.

zapatak by gallas

4. Escuchamos particularidades como información de lo colectivo. Con las gafas “intra” de las que hablaba hace un momento cuando un compañero/a comienza a llamar la atención o a tocar pequeñas notas disonantes respecto a la sintonía común todas las miradas se clavan en él. “Tendrá mal afinado el instrumento” “parece que no ha dormido bien”, “tiene problemas personales”, “algo he oído sobre…” y entonces todo se activa para que así sea.

No nos cuestionamos que ocurrió en su rededor –que somos nosotros- para que ocurriera lo que ocurrió.

La más inteligente de las preguntas cuando escuchamos ruidos en nuestras entidades es algo así como ¿qué me dice a mi esta situación de nuestro momento como organización? Y dedicarle un tiempo, que por supuesto quitaremos del que invertiríamos en adivinar porque esta persona hace lo que hace. De alguna forma si alguien se duele de su cintura puede que no tenga que ver con su cinturón sino con la lana que lo envuelve.

pd: Segunda parte de este articulo del que es os hablaba

 

Anuncios

4 Respuestas a “Personas enredadas II; casidecalogo1

  1. “A veces solo un giro hacia lo que nos une y da sentido a nuestro trabajo, las personas con las que trabajamos sirve para colocarnos en nuestro lugar”.

    No puedo estar más de acuerdo, las posibilidades de cambio están en cada uno de nosotros. Perfecta tu autocita, me gustó entonces y me ha vuelto a destacar hoy. La verdad, Asier, es que eres de los que inspiran para superar las limitaciones y reinventarnos con otras mentiras que nos sirvan mejor. Lo de “más vale malo conocido que bueno por conocer” nunca me ha gustado.

    Un abrazo!

    • asiergallastegi

      Y tener un blog sirve para contarnos nuestras propias parcialidades. A veces, solo a veces, encuentras un camino diferente en el proceso de escribir, matizar, escuchar y conversar. Las personas que tenemos un blog podemos recurrir a nuestras propias mentiras con mucha mayor facilidad que otros que solo las cuentan, sin escribir.
      Nos hacemos la vida más fácil. ;D Es que si no volveríamos a lo “maloconocido” de toda la vida. Mucho mejor lo “maloconocido” que nos inventamos nosotros.
      Un abrazo

  2. Pingback: Twitted by Juanatalavera

  3. Pingback: Personas enredadas III; casidecalogo (3 de 3) | enredando+korapilatzen